Terapia Gestalt Valencia

Centro Terapia Gestalt Valencia, terapeuta Clotilde Sarrió. Psicoterapia integrada en la psicología humanista de la corriente gestáltica de la Costa Este

Los libros de autoayuda… ¿Ayudan?


🔔 Terapia Gestalt Online en tiempos del Covid-19
Ante el riesgo aun persistente, y hasta que se controle la pandemia he optado por mantener las sesiones online como una alternativa a los encuentros presenciales, una modalidad no necesariamente peor y en beneficio de todos.

Recurrir ocasionalmente a un libro de autoayuda no tiene porqué hacer daño a nadie, pero sí la creencia ciega en unos argumentos sin base científica que prometan una falsa felicidad.

Los libros de autoayuda... ¿Ayudan?

Los libros de autoayuda… ¿Ayudan?

Siempre he sido de la opinión de que las soluciones rápidas y casi mágicas que en un elevado porcentaje ofrecen los libros de autoayuda, son vagas generalidades realizadas por la habilidad del autor para transmitir una idea al lector, utilizando la técnica de poner en sintonía el sentido común de cada uno de ellos, el del primero por el interés en los beneficios que le reporta (personales o crematísticos), y el del segundo por su ávida necesidad de estar bien.

Nada mas lejos de mi intención que considerar todos los libros de autoayuda como perniciosos en las consecuencias en quien los lee. Recurrir ocasionalmente a un libro de autoayuda no tiene porqué hacer daño a nadie, pero sí la creencia ciega en unos argumentos sin base científica que prometan una felicidad —falsa felicidad— basada en consignas carentes de sentido, algo que puede hacer sentir mal a quien busca un bienestar perpetuo que nunca llega.

Siempre recomiendo a quienes me piden consejo acerca de uno de estos libros, que lo elijan con criterio y que busquen obras de autores de un prestigio académico reconocido, y además especializados en la divulgación de temas psicológicos a través de libros basados en evidencias científica y no en argumentos insustanciales e incluso esotéricos. Aun así, incluso con autores de reconocida reputación hay que actuar con cautela en la elección, pues hay libros de autoayuda avalados por el rigor científico de quienes los escriben que terminan por ser un fiasco debido a que en estas obras se baja la guardia y el nivel al intentar llegar a muchos lectores.

Pues bien, si esto pude suceder con autores de prestigio académico y profesional (psicólogos o psiquiatras), imaginemos hasta donde puede llegar el peligro de unos divulgadores con aura de gurús en el merchandising de la autoayuda, un negocio de expansión mundial que desde hace décadas se dedica a la difusión de unos ideales dirigidos  a obtener una felicidad y disfrutar de un hedonismo sin límites, siempre y cuando los consumidores no se salgan del camino marcado en los manuales, con la salvedad de que si la felicidad prometida no llega, el marketing engatusará de nuevo al crédulo aspirante recriminándole que “algo habrás hecho mal”, para que no se escape de un sistema basado en consignas fijas como: “tienes que ser feliz por encima de todo”, “tu eres más fuerte de lo que crees” , “puedes cambiar todo lo que quieras en tu vida”. De este modo, cuando hay varios fracasos tras cada nuevo intento y la felicidad prometida no llega, surgen sentimientos de frustración y autoculpa que empeoran el estado anímico previo de quienes buscaban remedios rápidos y permanentes en los libros de autoayuda.

Una primera conclusión de lo expuesto hasta ahora podría ser el peligro al que se exponen quienes, en lugar de acudir a un auténtico profesional de la salud mental, ponen sus intimidades y conflictos a disposición del criterio de alguien que no los conoce, pero les recomienda qué hacer con sus problemas.

No es lo mismo la felicidad que el bienestar psicológico

Si bien ambos términos se utilizan con frecuencia como sinónimos, en la práctica son diferentes pese a estar muy vinculados, pues la felicidad es una emoción y el bienestar una manera de vivir.

Con frecuencia, los libros de autoayuda instan al lector a ser feliz de un modo insistente y obsesivo, sin dejar apenas constancia de que la felicidad es una emoción que surge como consecuencia del bienestar psicológico.

Es un error pretender conseguir directamente la felicidad siendo que ésta es la consecuencia de un modo de vivir que requiere un desarrollo de potenciales y de fortaleza por parte del individuo para estar satisfecho consigo mismo y en armonía con el entorno. El bienestar consiste en un modo saludable de vivir sus consecuencias incluyen emociones como la tranquilidad, la seguridad, la alegría y la felicidad.

¿Qué caracteriza a los libros de autoayuda?

Podríamos definir estos libros como unos manuales escritos por un variopinto abanico de autores que abarca desde psicólogos y psicoterapeutas de excelente formación hasta predicadores y gurús; unos libros de instrucciones que no aportan soluciones —al menos no soluciones permanentes— mas allá del entusiasmo y la motivación inicial que, por lo general, solo se percibe mientras se lee el libro; un ilusorio bienestar que se evapora con rapidez y no se instala en el proceso mental con el que hacemos frente a un mundo tan real como incompatible con una felicidad ficticia.

Estos libros suelen pecar de un exceso de infantilismo. A poco que el lector preste atención y reflexione desde una perspectiva racional y objetiva, le será fácil desenmascarar el falso altruismo que exhiben para ocultar lo que no es mas que un negocio basado en el engaño de inculcar al lector un cambio total que mejorará su vida y les aportará una felicidad tan sólo con el poder de su mente y la elaboración de pensamientos positivos.

La técnica persuasiva para cazar adictos a estos libros se basa en lanzar consignas repetitivas, vacuas, insustanciales y muy pueriles. Más de un centenar de páginas pueden emplearse en repetir tan solo media docena de ideas (expresadas con distintas palabras para que parezcan aportaciones nuevas) a través de un discurso pobre en contenido dirigido a ofrecer al lector lo que gusta escuchar o en este caso leer.

La mayoría de los problemas que estos manuales prometen resolver vienen a ser los mismos sea quien sea el autor y se resumen en una oferta de: felicidad, bienestar, pensamiento positivo éxito, salud. La técnica expositiva hace que los lectores se sientan como si hubieran sido escritos para ellos a pesar de que ofrecen las mismas soluciones para conflictos distintos compartidos por todo tipo de públicos, algo que se da de bruces con la psicoterapia clínica, una disciplina científica que parte de la premisa de que cada paciente es único, los problemas no son iguales y resolverlos requiere un análisis tanto de quien los sufre como de sus circunstancias personales y el ambiente en el que se desenvuelve.

Y claro, el paso del tiempo sin obtener soluciones aboca al lector a un desencanto que se acaba convirtiendo en sentimientos de frustración y hasta una sensación de culpa. Esto se debe a que las técnicas de autoayuda equiparan la felicidad con una elección personal, motivo por el cual el lector acaba identificando cualquier sufrimiento como algo que él mismo ha escogido, y esto desemboca en un choque con la realidad al comprobar que lo que prometían los libros no es nada sencillo de conseguir; que cambiarse cada cual a si mismo no es fácil; que muchas veces es imposible un cambio sin que cambien las circunstancias ambientales en las que cada cual está inmerso. 

¿Cómo elegir entonces un buen libro de autoayuda?

No todos los libros de autoayuda son malos, ni mucho menos. Pero hay que ser cautos a la hora de elegirlos para no caer en la trampa de las supercherías que abundan en los estantes de autoayuda de las librerías, libros escritos sin más interés que obtener beneficios editoriales.

Antes de elegir el libro que nos ayude a resolver nuestras dudas o aclarar conceptos previos, es necesario indagar en busca de una obra que se ajuste lo mas posible a lo que necesitamos y que aborde un análisis de las áreas de nuestra vida que queremos mejorar. Es importante informarse previamente acerca de quienes son los autores que la comunidad científica considera como expertos en las áreas de nuestro interés. El acceso a esta información a través de internet puede facilitar mucho la tarea de la elección.

Una vez en la librería, no compres el libro sin antes abrirlo y hojearlo. El índice suele ser útil para saber si hay algún capítulo o sección dedicado al tema que nos interesa, así como también si es extenso o sólo lo aborda superficialmente. Leer algunas páginas (no necesariamente completas) ayudará a tener una idea de la calidad de la escritura y si el autor es o no un buen comunicador al trasladar al lector ciertos conceptos científicos, pues puede que se un experto pero desconozca la habilidad de escribir de un modo accesible para el gran público.

A modo de conclusiones

  1. Comencemos por destacar que el término “autoayuda” es de entrada inexacto, pues si un libro asegura ofrecer soluciones y está lleno de consignas y directrices, es el autor quien ofrece ayuda y no uno mismo cuando sólo toma lo que le ofrecen.
  2. No hay que confundir la búsqueda de la felicidad con el desarrollo de habilidades y estrategias para conseguir un bienestar psicológico que será el que posibilite experimentar emociones como la tranquilidad, la seguridad, la alegría y en suma, la felicidad.
  3. Hay libros que pueden beneficiar a ciertas personas pero no a otras, pues las necesidades de cada cual son individuales y exclusivas.
  4. Es imposible que un mismo tratado sirva como una panacea para resolver los distintos problemas de distintos lectores con distintas circunstancias en sus vidas.
  5. Muchos libros de autoayuda son relatos que narran historias (reales o imaginarias) que ayudan al lector a reflexionar sobre ciertos aspectos de su actitud ante la vida. No obstante, si bien puede ser agradable leerlos, no olvidemos que son una especie de cuentos con un trasfondo filosófico que concluyen con sentencias y aforismos a modo de moraleja, pero no por ello su lectura hará cambiar a nadie. Estos libros servirán sólo en la medida en que incentiven al lector a reflexionar y replantearse su modo de afrontar su relación consigo mismos y con el entorno.
  6. Es arriesgado recurrir a un libro para solucionar patologías como la ansiedad, las fobias, la depresión y tantos otros trastornos y contingencias que sólo un profesional de la salud mental está cualificado para resolver.
  7. Si bien es cierto que cualquiera de estos libros siempre será más económico que acudir a una sesión de terapia, no olvidemos que nunca un manual de autoayuda debe sustituir lo que únicamente puede ofrecer la ayuda de un profesional.

Clotilde Sarrió – Terapia Gestalt Valencia

Licencia de Creative Commons Este artículo está escrito por Clotilde Sarrió Arnandis  y se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España

Imagen: Pexels

 

 

Acerca del autor

Clotilde Sarrió

Clotilde Sarrió, Terapeuta Gestalt de Valencia. Mi orientación se integra en la corriente gestáltica de la Costa Este, representada por el New York Institute. Ejerzo la Terapia Gestalt (modalidad de la psicoterapia integrada en la psicología humanista).

Responder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Google