Terapia Gestalt Valencia

Centro Terapia Gestalt Valencia, terapeuta Clotilde Sarrió. Psicoterapia integrada en la psicología humanista de la corriente gestáltica de la Costa Este

Homeostasis y Gestalt: ajustes creadores

La homeostasis psicológica es la tendencia general de todo organismo al restablecimiento del equilibrio interno cada vez que éste es alterado. Es la búsqueda de un equilibrio, que se denomina “salud”, y de los procesos mediante los cuales se busca mantener el mismo, recibiendo información, procesándola y realizando los ajustes necesarios.

Homeostasis y Gestalt: ajustes creadores, Terapia Gestalt Valencia , Clotilde Sarrió

Figura-Fondo-Forma

La Psicología de la Gestalt, también llamada de la “forma”, es un sistema teórico que tiene sus antecedentes en la Alemania de principios del siglo XX, con las figuras de Max Wertheimer, Kurt Koffka y Wolfgang Köhler. Estos psicólogos con sus investigaciones demuestran la importancia de la percepción, formulan las “leyes de la percepción” y la dinámica entre figura y fondo, y ponen en evidencia como se construye una gestalt (forma o configuración en la Psicología de la Gestalt) según la percepción visual figura-fondo-forma.

Según la Psicología de la Gestalt, si consideramos el campo perceptivo como una interrelación de fuerzas, vemos cómo del campo, del fondo, emerge una fuerza que tiende a ponerse de relieve hasta que ocupa el primer plano: la figura. Esta figura y su fondo forman una composición a la que se denomina gestalt.

La figura, separada del fondo, pierde su sentido porque el ojo humano percibe globalmente a ambos. “El todo es una realidad diferente a la suma de las partes”.

Perls toma prestados de la Psicología de la Gestalt los conceptos de: figura-fondo y el de la gestalt incompleta.

La influencia de la Psicología de la Gestalt puede reconocerse en la Psicología Humanista. La Psicología Humanista abandona las nociones dogmáticas de salud y enfermedad, de “normal” y “patológico”. Se parte de la base de que todos los comportamientos humanos son normales y se pone el acento en desarrollar el potencial de los individuos. Tampoco cree esta corriente en la separación causas-consecuencias y si en que el hombre es un sistema global y abierto, un sistema en si mismo que forma parte de sistemas y organismos más amplios. A partir de esta corriente el concepto de terapia no aparece forzosamente ligado al de enfermedad. La terapia pasa a ser una herramienta del desarrollo personal.

Fritz Perls parte de la teoría de la percepción de la que deduce una premisa básica: “la naturaleza humana se organiza en formas o totalidades, es vivenciada por el individuo en estos términos y puede ser comprendida únicamente en función de las formas o totalidades de las cuales se compone”.

Homeostasis

La homeostasis es la ley que gobierna todos los procesos de la vida. Los organismos vivos y otros sistemas tienen la tendencia a adaptarse a las nuevas condiciones y a mantener el equilibrio a pesar de los cambios.

La homeostasis psicológica es la tendencia general de todo organismo al restablecimiento del equilibrio interno cada vez que éste es alterado. Es la búsqueda de un equilibrio, que se denomina “salud”, y de los procesos mediante los cuales se busca mantener el mismo, recibiendo información, procesándola y realizando los ajustes necesarios.

Si un organismo permanece en desequilibrio durante un tiempo extenso, se agota y enferma; si el proceso no se revierte, el organismo, inevitablemente, muere.

Todos los seres vivientes buscan este punto cero de la normalidad, desde los seres unicelulares hasta el ser humano; se ponen en contacto con el ambiente, excretando los excesos o incorporando lo que necesitan, buscando siempre el funcionamiento óptimo. Perls lo denomina “Balance Organísmico”.

El ajuste creador como autorregulación organísmica

Las alteraciones de este balance constituyen lo que se denomina “gestalt incompleta”, “situación inconclusa”, que pone en funcionamiento mecanismos conocidos o creativos tendientes a restaurar el estado de equilibrio dinámico, proceso que pasaremos a denominar “autorregulación”. Para que la regulación sea eficaz, el organismo tiene que tener la capacidad de ponerse en contacto con aquello que son sus necesidades internas, físicas o psicológicas, en fin, ambas biológicas.

Por lo que, en Terapia Gestalt, la depresión, la ansiedad, el estrés, los ataques de pánico, la agorafobia, el trastorno obsesivo compulsivo, los trastornos del sueño, y cualquier otra patología son contemplados como ajustes creadores. Es decir, como la única respuesta de autorregulación más apropiada que la persona puede desarrollar en un momento y circunstancias concretas acorde con sus capacidades.


Clotilde Sarrió – Terapia Gestalt Valencia

Licencia de Creative Commons Este artículo está escrito por Clotilde Sarrió Arnandis y se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España

Acerca del autor

Clotilde Sarrió

Clotilde Sarrió, Terapeuta Gestalt de Valencia. Mi orientación se integra en la corriente gestáltica de la Costa Este, representada por el New York Institute (1951), bajo la dirección de Laura Perls y la corriente afín de Cleveland. Ejerzo la Terapia Gestalt (modalidad de la psicoterapia integrada en la psicología humanista), una disciplina no solo dirigida al tratamiento de la psicopatología sino también al desarrollo del potencial humano, la liberación bloqueos y asuntos inconclusos y, en suma, aquellos procesos que impidan o dificulten un adecuado desarrollo y crecimiento personal.

2 Comentarios

  1. Cristian Camilo NAVARRO RODRIGUEZ Responder

    Buenos dias

    Sra Sarrió

    Me gustó mucho como aborda el tema en forma concreta y poco complicada, quisiera citar estos aportes en un trabajo que tengo para la universidad, hasta ahora estoy empezando, ¿como puedo citar esta informacion? como puedo referenciarla en mi trabajo?

Responder

Google