Terapia Gestalt Valencia

Centro Terapia Gestalt Valencia, terapeuta Clotilde Sarrió. Psicoterapia integrada en la psicología humanista de la corriente gestáltica de la Costa Este

El chantaje emocional. Parte 1

¿Porqué ciertas personas nos hacen sentir que vivimos perdiendo la partida, que no tuvimos oportunidad de expresar nuestra posición, ni de defender nuestros intereses? Tenemos la sensación, de que, una vez más, nos ganaron. Sabemos que nos sentimos frustrados y resentidos, y que hemos renunciado a nuestro deseo por satisfacer a otra persona.

El chantaje emocional, Psicoterapia Gestalt Valencia - Clotilde Sarrió

El chantaje emocional es una forma de manipulación muy poderosa

¿Porqué hay gente que tiene la virtud de superarnos emocionalmente, haciéndonos sentir totalmente derrotados?

Las personas con quienes nos enfrentamos en estos casos no son otra cosa que hábiles manipuladores. Nos brindan su afecto y su estima cuando se les da lo que ellos piden, pero terminan amenazándonos para lograr lo que quieren, o haciéndonos sentir terriblemente culpables cuando no hacemos su voluntad.

Solemos decir: “Estoy actuando a partir de mis sentimientos, mientras que él lo hace a partir de su intelecto…” Pero la verdad es que las fricciones no tienen su origen en estilos de comunicación diferentes. Tienen que ver mucho más con que una persona quiere imponer su voluntad a expensas del otro. Se trata de algo más que simples malentendidos: es una verdadera lucha de poder.

El chantaje emocional es una forma de manipulación muy poderosa, en la cual personas afectivamente cercanas nos amenazan, directa o indirectamente, con castigarnos de alguna manera si no hacemos lo que ellos quieren. El chantajista emocional sabe cuánto valoramos la relación que nos une a él. Conoce nuestros puntos débiles. A menudo está enterado de nuestros secretos más profundos. Al saber que queremos su amor y su aprobación, nos amenazan con privarnos de uno o de otra o nos hacen sentir que debemos ganarlos.

El chantajista tiene una gran habilidad para enmascarar la presión que ejerce sobre nosotros, y a menudo, la recibimos en forma tal que hace que nos cuestionemos nuestra propia percepción de lo que está ocurriendo. Además, suele haber un gran abismo entre lo que nuestro chantajista hace, y la forma cariñosa y llena de amor con que lleva a cabo esas acciones frente a nosotros. Por eso, nos sentimos confusos, desorientados y resentidos.

Las personas que recurren al chantaje, son personas que utilizan ese comportamiento para obtener una sensación de seguridad y control. Por más aplomados que parezcan por fuera, operan siempre a partir de un alto grado de temor e inseguridad.

Pero cuando ellos hacen una señal y nosotros respondemos de inmediato, se sienten seguros y poderosos, aunque sólo sea en forma momentánea. El chantaje emocional se convierte en la defensa contra el dolor y la inseguridad.

El precio que pagamos

El precio que pagamos cuando cedemos al chantaje emocional es enorme. Los comentarios y actitudes del chantajista nos hacen sentir desequilibrados, avergonzados y culpables. Nuestra autoestima se va erosionando. Junto con nuestra integridad, perdemos la brújula interior que nos ayuda a determinar cuáles deberían ser nuestros valores y nuestra conducta.

El chantajista actúa, la mayor parte del tiempo con bondad y ternura y sólo ocasionalmente recurre al arma del chantaje. Por eso es que resulta muy difícil detectar la aparición de un esquema manipulatorio en una relación.

¿Cómo saber si alguien está más interesado en ganar la partida que en resolver el problema?

Por cierto, no nos lo va a decir.

Si alguien, con toda sinceridad, desea resolver el conflicto de manera clara y equitativa, hará lo siguiente:

  • Hablará con claridad sobre el conflicto existente.
  • Averiguará cuales son tus sentimientos y preocupaciones.
  • Descubrirá por qué te resistes a sus deseos.
  • Aceptará su parte de responsabilidad en el conflicto.

En cambio, si el objetivo fundamental de alguien es, simplemente, ganar la partida, hará lo siguiente:

  • Tratará de dominarte.
  • Ignorará tus protestas.
  • Insistirá en que su carácter y sus motivos son superiores a los tuyos.
  • Evitará asumir su parte de responsabilidad en el conflicto surgido entre los dos.

Cuando observes que otros tratan de imponer su voluntad independientemente del costo que ello representa para ti, no dudes de que te encuentras frente al comportamiento básico de un chantajista emocional.
Al analizar situaciones que podrían estar desembocando en chantaje emocional, siempre formúlate una pregunta: ¿Cuánta flexibilidad tengo y acepto en esta relación?


Clotilde Sarrió – Terapia Gestalt Valencia

Fuente: Susan Forward

Licencia de Creative Commons Este artículo está escrito por Clotilde Sarrió Arnandis y se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España

 

Acerca del autor

Clotilde Sarrió

Clotilde Sarrió, Terapeuta Gestalt de Valencia. Mi orientación se integra en la corriente gestáltica de la Costa Este, representada por el New York Institute (1951), bajo la dirección de Laura Perls y la corriente afín de Cleveland. Ejerzo la Terapia Gestalt (modalidad de la psicoterapia integrada en la psicología humanista), una disciplina no solo dirigida al tratamiento de la psicopatología sino también al desarrollo del potencial humano, la liberación bloqueos y asuntos inconclusos y, en suma, aquellos procesos que impidan o dificulten un adecuado desarrollo y crecimiento personal.

Responder

Google